INTRODUCCIÓN

 
SERPIENTES | INTRODUCCIÓN | ESTRUCTURA Y FUNCIÓN | LOCOMOCIÓN | VENENO | COMPORTAMIENTO | CICLO VITAL | DISTRIBUCIÓN |PRIMEROS AUXILIOS | FOTOS |
 
INTRODUCCIÓN
 
 
Serpiente, nombre común de cualquier reptil que pertenezca al suborden Serpientes. Su cuerpo es muy alargado y habitualmente cilíndrico, si bien la serpiente marina y muchas serpientes arborícolas tienen cuerpos aplanados lateralmente. Las serpientes carecen de extremidades externas, aunque algunas conservan vestigios de las patas traseras, visibles en la base de la cola de las grandes boas y pitones. Tienen el cuerpo cubierto de escamas, compuestas de un material epidérmico córneo, dispuestas en hileras regulares y, por lo general, solapadas como las tejas de un techo. Las escamas de los costados y el dorso son más pequeñas que las de la parte superior de la cabeza y las de la superficie ventral (inferior). Las escamas de la superficie dorsal (superior) pueden ser lisas o presentar un resalte alargado o quilla; otras modificaciones de las escamas permiten la aparición de pequeños bultos y diminutos agujeros. Cambian la piel y la cubierta exterior de las escamas córneas de forma periódica, por lo general, en una sola pieza, incluyendo la cubierta dura y transparente de los ojos, o anteojos, que les protege la visión, puesto que las serpientes carecen de párpados móviles y los ojos permanecen constantemente abiertos. La frecuencia de la muda varía de una especie a otra, incluso en el seno de una misma especie, en función de la edad y el tamaño del individuo. Las serpientes jóvenes, de crecimiento rápido, cambian la piel con más frecuencia que los adultos, de crecimiento lento. En algunas especies la muda se produce aproximadamente cada 20 días; en otras sólo una vez al año